Avistamiento Sostenible de Ballenas 

Panamá atrae a miles de ballenas jorobadas dos veces al año, lo que lo convierte en un destino privilegiado para el avistamiento de ballenas. Un oasis de vida silvestre, nuestro país se enorgullece de proteger a las ballenas que habitan en nuestro Océano Pacífico durante las temporadas de reproducción y apareamiento. Panamá reside en una de las dos únicas regiones del mundo donde las ballenas jorobadas de los dos hemisferios migran para reproducirse durante todas las temporadas. 

Panamá te invita a experimentar un momento inolvidable, y al mismo tiempo apoyar a la conservación y participar en oportunidades educativas. Una joya escondida para el avistamiento de ballenas, el país toma en serio los esfuerzos de conservación, creando pautas estrictas en torno a esta actividad para proteger a estos gentiles gigantes. Solo dos barcos se permiten seguir a una manada de ballenas a la vez, exigiendo que mantengan al menos 820 pies de distancia. Está estrictamente prohibido nadar o bucear cerca de las ballenas. 

No hay nada como la emoción de ver una ballena o dos, especialmente cuando una de ellas salta sobre el agua para saludarte. Agrega a eso el impacto económico positivo y la preservación de la especie, y es claro que en Panamá, esta experiencia es diferente a cualquier otra. 

Lo que podría ver

Lo que podría ver

Cuando llegan a las aguas de Panamá para reproducción y apareamiento, las ballenas jorobadas se convierten rápidamente en las estrellas del mar.

Cuándo y dónde mirar

Cuándo y dónde mirar

Desde finales de junio hasta octubre, puedes ver estas criaturas. Miles de ballenas migran aquí para la temporada de reproducción.

 

Septiembre es el mejor tiempo para observarlas. Y entre enero y marzo se pueden ver ballenas jorobadas que han migrado a las cálidas aguas de Panamá -especialmente al Golfo de Chiriquí- desde Washington, Oregón y California.